Última Hora

Los alumnos de la escuela de Birrí de Heredia tienen una clase diferente. Ellos se dirigen a visitar la huerta hidropónica de la escuela, un espacio que funciona gracias al personal docente, padres de familia y una empresa privada.

Aquí cultivan toda clase de hortalizas y los niños participan en cada una de las etapas y lo que cosechan suple las necesidades del comedor escolar.

Los maestros procuran que todos visiten la huerta pero el mayor trabajo lo desarrollan los alumnos de sexto grado.

A parte de la huerta hidropónica también tiene una orgánica.

Ellos reciben apoyo de la empresa privada con donaciones y trabajo de voluntarios y han sembrado más de 25 hortalizas y la meta es crecer más.

El proyecto costó 2.5 millones de colones.