Última Hora

El rector de la Universidad de Costa Rica, Henning Jensen, alzó la voz y dio a conocer la molestia del centro de educación superior con al orden del Ministerio de Hacienda de utilizar ₡70.000 millones Fondo Especial para la Educación Superior Pública (FEES) en infraestructura y equipamiento.

Una variación en cómo Hacienda hace llegar estos recursos a las universidades públicas imposibilita a las mismas utilizar el dinero en gastos corrientes, como salarios, becas y acción social.

“Esta decisión del Ministerio de Hacienda define unilateralmente los destinos de una parte importante del FEES y violenta la independencia funcional de las universidades para tomar decisiones administrativas, según sus objetivos y programas. Además, pone en peligro su funcionamiento y vulnera en su totalidad la educación superior pública”, aseguró Jensen.

En el Presupuesto de la República que se presentó en agosto Hacienda definió como “transferencia de capital” los recursos, por lo que se limita el uso que se les puede dar por parte de las universidades.

“La decisión del Ministerio de Hacienda pone a la universidad estatal en un estado de emergencia general y le provoca un enorme daño al país”, añadió el Rector.