Última Hora

Los contribuyentes podrán retirar de manera acelerada su pensión complementaria sin importar si se aprueba o no el proyecto de ley para el retiro completo del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP).

Esto luego de que la Sala Constitucional declarara con lugar un recurso de amparo en favor de una ciudadana para permitirle el retiro del ROP en tractos mayores, de manera que el monto se acabe una vez se cumpla su expectativa de vida.

Esto significa, en este caso en particular, que en lugar de que el fondo se mantenga hasta que la contribuyente muera, se acabará alrededor de los 84 años, que es la esperanza de vida en el caso de las costarricenses.

“La Sala declaró con lugar ese recurso en favor de una señora que alegó que por diferentes razones se pensionó a muy avanzada edad, por lo que ella quería disfrutar de su pensión de manera adelantada”, explicó el Superintendente de Pensiones, Álvaro Ramos.

Según Ramos, la intención de la recurrente era el retiro completo del fondo, pero la Sala, como otras veces, se pronunció en contra de esa posibilidad; aun así, el fallo sorprendió a la Supén, que paralelamente a la discusión del proyecto en la Asamblea Legislativa trabaja en una reforma al reglamento para así anticiparse a cualquiera de los dos escenarios.

Así, con o sin ese proyecto de ley, próximamente todos los contribuyentes podrían exigir un retiro acelerado de su ROP desde el momento en que se acojan a su pensión y hasta que cumplan su expectativa de vida (82 años aproximadamente para los hombres).

Ramos advirtió que esto, igual que con la propuesta del retiro completo y anticipado, genera un riesgo enorme para los ciudadanos, pues si el contribuyente supera su esperanza de vida ya no tendrá ese complemento en el fondo de su pensión.

“Si las personas se acogen a este retiro acelerado los pagos serían alrededor de 20% más grandes, ese es el cálculo que actualmente hacemos. De manera que al pensionarse los contribuyentes recibirán mes a mes un 20% más de su pensión, pero se quedarán sin nada para cuando se cumpla esa expectativa de vida y luego de ahí podrían entrar en un riesgo de indefensión”, explicó.

Daño

El martes anterior los diputados de la Comisión de Hacendarios presentaron un texto sustitutivo al proyecto de retiro del ROP, que entre otros reduce el plazo máximo en que los pensionados puedan hacer efectivo ese retiro anticipado de 2035 a 2023.

Ramos explicó que la elección de ese año fue de los diputados y sin responder a ningún criterio específico. La Supén solo brindó asesoría técnica en temas de la fecha, que le da potestad de ese retiro a todos los pensionados antes del 18 de febrero de 2023.

El superintendente fue claro en que si bien la reducción de 12 años de la propuesta anterior se celebra, no ofrece ninguna garantía mientras exista ese transitorio en la ley.

“Los diputados de esta legislación están hablando de 2023, pero pueden llegar los de la siguiente y extenderla a 2030, luego otros a 2035 y así las veces que quieran. Yo celebraría si esta propuesta fuera definitiva, pero no es así”, acotó.

El jerarca añadió, además, que bajo la propuesta actual los cálculos de la Superintendencia es que la totalidad de personas que puedan retirar de manera completa su ROP significarían unos ₡400.000 de los ₡6.6 billones (millones de millones) que actualmente componen el fondo.

La propuesta anterior se llevaba unos ₡2.8 billones.

“Aún así en ninguno de los dos escenarios esa salida de recursos era lo más preocupante, sino que deja a las operadoras sin posibilidad de invertir esos dineros porque habría demasiada incertidumbre sobre qué pasará con los ahorros de los contribuyentes, a sabiendas de que pueden sacar su pensión en cualquier momento”, explicó.

El superintendente afirmó que entiende la connotación populista que ha tenido la discusión del proyecto y las motivaciones de los ciudadanos para apoyarlo, sin embargo, defendió que como funcionarios públicos su deber es defender los intereses de los contribuyentes incluso ante la negativa generalizada que esa posición genera.