Última Hora

Las marcas en la piel de la menor fueron las que alertaron a las autoridades de salud sobre una posible agresión de la cual era víctima la niña de apellido Tatis y de tan solo 4 años de edad.

Los sospechosos de tan brutal agresión eran su madre y su padrastro.

A la pareja se le detuvo en su vivienda ubicada en Junquillo Arriba de Puriscal.

Según la investigación, tanto la madre de la menor de apellidos Tatis Álvarez, de nacionalidad dominicana, como su pareja sentimental de apellidos Castro Medina, constantemente agredían al infante colocándole en su cuerpo chingas de cigarro y fosfuros encendidos. La menor presentaba quemaduras en su pecho, piernas y en la planta de sus pies.

Ambos permanecieron durante la tarde de este lunes en el Tribunal de Juicio del Juzgado Penal de Puriscal ahí fueron indagados y posteriormente quedaron en libertad y con medidas cautelares.

Entre ellas impedimento de salir del país, no tener contacto con testigos y mucho menos tener contacto con la menor a no ser que el PANI así lo autorice.

La denuncia del macabro hecho la hizo el CAIS de Puriscal el pasado 2 de julio. Fue precisamente ese día que la mujer hoy detenida llevó a su hija para que fuera atendida. Los médicos al notar las lesiones de la menor interpusieron la denuncia.

El PANI asegura que la misma niña confirmó que era agredida con frecuencia y en especial por su padrastro.

Los vecinos de la comunidad se encuentran consternados, aseguran que la pareja tenía poco de vivir en la zona, pero que se veían tranquilos y que jamás imaginaban el calvario que pasaba la menor.

La menor se encuentra en perfectas condiciones de salud y está en una organización de cuido para menores. Ahí recibe atención psicológica y un tratamiento especial.