Última Hora

Los pocos controles de los permisos, peso y velocidad de las embarcaciones en el país son algunas de las causas de accidentes marítimos.

A eso de la media noche del domingo, un choque entre dos lanchas en Barra de Tortuguero cobró la vida de Enita Smith González, de 58 años; junto a ella iban cuatro adultos.

En la otra embarcación viajaban 25 turistas alemanes, quienes realizaban un tour de observación de desove de tortugas.

Al parecer, la alta velocidad, la poca luz y el peso se combinaron para que ocurriera el lamentable hecho.

Pero esta no es la primera tragedia que ocurre en el país con el detonante de que están de por medio embarcaciones.

En enero anterior murieron tres extranjeros en aguas del Pacífico, muy cerca de Jacó, luego de que el catamarán en el que viajaban naufragara.

También, en abril se registró un accidente en Mata Palo. Ahí un hombre murió luego de que una lancha chocara contra una piedra y se hundiera, en esta viajaban cinco personas más.

En una conferencia de prensa brindada en abril anterior, el MOPT afirmó que toda embarcación requiere de permisos de navegación.

Pero al mismo tiempo reconoció que actualmente no existen sanciones para aquellos que tengan el permiso vencido, ni mucho menos hay un protocolo en caso de que lleven sustancias de gran peso o por exceso de velocidad.