Última Hora

Por segunda vez en un partido del presente certamen, el árbitro central se vio obligado en detener las acciones al escuchar los insultos por parte de los aficionados en contra del guardameta de Carmelita Víctor Bolívar.

Lo que se presentó el miércoles anterior en el Morera Soto contra Saprissa lo volvió a sufrir el cancerbero este domingo en el ‘Fello’ Meza, donde su equipo consiguió un empate ante Cartaginés.

Para Bolívar, esta situación con la que ha tenido que lidiar desde hace ya varios años, es incómoda para su familia.

“La afición de Cartago es un poco complicada con este tema, ya cansa. Mi esposa y mis hijos son los que sufren al final porque la afición me ha seguido a los equipos que voy”, comentó.

Víctor asegura que los improperios vienen de “gente ignorante, con falta de Dios y que le gusta molestar” aunque no intimiden su accionar bajo los tres palos.