Última Hora

Tiendas de electrodomésticos disfrazadas prácticamente de garroteras. Eso es lo que encontró el Ministerio de Economía al visitar nueve cadenas que venden ese tipo de artículos.

La información que viene en las colillas es tanta y tan confusa que el consumidor no puede percibir fácilmente cuánto  le va a costar esa compra a crédito.

Con algún esfuerzo, las personas hacen abonos y tienen la fe de que su deuda baje pronto, pero la investigación encontró que en algunos comercios la gente adelanta dinero y el abono no le aplica al saldo principal, sino más bien a los intereses futuros.

Las propias autoridades del Ministerio de Economía admiten que es difícil analizar la confusa información de las operaciones a crédito.

Si es difícil para especialistas descifrar lo que se cobra después de que usted firma, mucho más lo es para el consumidor.

Lo peor es que las sanciones para las cadenas que incumplen van de los 2 millones de colones hasta los 10 millones, en que caso de que se apliquen. Y un proyecto de ley que está en la Asamblea Legislativa para cambiar esto ni siquiera tiene prioridad.