Última Hora

Oficiales de la Fuerza Pública en compañía de varias embarcaciones del Servicio Nacional de Guardacostas llevaron este jueves hasta isla caballo -a unos 40 minutos de Puntarenas- aproximadamente 1.000 botellas de agua que se repartieron en 60 familias que habitan en la zona.  

Los 300 habitantes de la isla recibieron unos 2700 litros del preciado líquido, que además fueron acompañados de varias actividades realizadas por los efectivos de la policía con los niños de la comunidad. 

En este lugar alejado de la ciudad las personas cuentan con agua gracias a pozos excavados, y la energía eléctrica proviene a través de paneles solares y un generador. 

Esta noble y bonita causa tuvo la colaboración de varios comerciantes de Puntarenas, la iglesia católica, Club Rotario, hospital Monseñor Sanabria y del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).