Última Hora

Era su sueño de toda la vida y tras buscar por distintos lugares del mundo, Vit Jedlicka, un político checo de 31 años, logró lo impensable: crear en ‘tierra de nadie’ un nuevo país llamado República Libre de Liberland.

Fundado apenas el pasado 13 de abril, Liberland se encuentra ubicada justo en el medio entre Croacia y Serbia, en el medio de Europa.

Jedlicka encontró el sitio ideal en la antigua Yugoslavia, despedazada en los años 90 y que al ser separada en seis países, quedaron al menos seis kilómetros cuadrados que nadie reclamó.

El fundador corroboró que este territorio no pertenecía ni a Serbia, ni a Croacia y mucho menos a su vecino Hungría, por lo que bajo el percepto "terra nullius" (tierra de nadie), el político checo viajó junto a su novia y un amigo de la infancia y en el propio lugar, clavó la bandera de Liberland, al mejor estilo del hombre en la luna.

"Quería fundar un país distinto: donde se vivieran todas las libertades, fuera del alcance de las fuerzas políticas y que existe en otras partes del mundo como Singapur o Hong Kong, pero no en el centro de Europa", le dijo Vit Jedlicka al sitio de BBC Mundo.

Los tres fundadores realizaron campañas a través de su sitio oficial y la red social Facebook y actualmente cuentan con cerca de 360.000 solicitudes para formar parte de la nueva nación.

"El país se enorgullece de otorgar libertad personal y económica a sus ciudadanos, garantizada en la Constitución, que limita el poder de los políticos que no pueden interferir en las libertades otorgadas por la nación de Liberland", se puede leer en su página de internet en su declaración fundacional.

Incluso ya cuentan con una bandera oficial, escudo bien explicado y solo hace falta el himno nacional; todo basado en el lema “Vive y deja vivir”.

Por ahora Liberland es un territorio inexplorado y con una bandera sobre él, con muchos proyectos en el futuro y que en palabras de su fundador “parece las playas del Caribe”.

Aunque sus vecinos (Serbia y Croacia) esto no les haga mucha gracia, pues Croacia ya dispone de efectivos para que ningún “liberlandiano” ingrese a su país.