Última Hora

A veces pasamos tan ocupados que no queda tiempo de ir a pasear. Pero en Paraíso de Cartago hay un lugar donde no se preocupan por eso

Gracias a una tubería rota, cuentan con su propio parque acuático. El desperdicio de agua es evidente y lo peor es que ocurre desde setiembre del año pasado.

Esta situación se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los vecinos.

Perros de traba visitó el lugar pero tuvimos que grabar rápido porque el olor era insoportable. Lamentablemente muchos vecinos deben aguantar esta peste a toda hora.

Otros aguantaron y apenas se reventó la tubería tuvieron que salir, pues sus casas se inundaron.

Todavía asqueados, salimos del lote y nos fuimos a la Municipalidad de Paraíso a buscar respuestas.

El alcalde Fernando Chaves nos atendió y se comprometió públicamente con la comunidad a solucionar el problema.


Un descuido tan pequeño como no anotar un número de cédula se ha convertido en un calvario para doña Ninfa Venegas. Y lo peor es que ni siquiera fue ella la que cometió el error.

Cuando su esposo murió, el hospital San Vicente de Paul olvidó escribir ese dígito en el acta de defunción. Gracias a ello, casi dos años después esta viuda de 88 años sigue sin recibir su pensión.

El hospital corrigió el error cuatro meses después y la Caja les informó que debían llevar la cuenta cedular, un documento que se entrega a la familia del fallecido.

El problema es que en el Registro Civil aún aparecía vivo.

El cuento estaba muy enredado, pero Rocky tenía claro que esta señora no necesita excusas, sino su pensión.

Por eso ladramos en la Caja y en el Registro, donde obtuvimos dos compromisos. Con base en ellos, es muy probable que en el próximo mes doña Ninfa reciba su ansiada pensión.


La semana pasada conocimos a doña Alexandra Lobo. Ella no pudo contener el llanto mientras nos contaba todo lo que ha sufrido debido a una hernia y a una operación que no llegaba.

Desesperada y temiendo por su vida, buscó a Perros de Traba.

Rocky ladró en el hospital México, donde se comprometieron a operarla en 15 días, pero adivinen qué… no hizo falta esperar ni una semana.

Doña Alexandra ya se recupera en la casa tras una exitosa operación.