Última Hora

¿Cuándo fue la última vez que se sentaron todos en familia a comer en su casa? No solo usted y sus hijos o usted y su esposo, sino todos juntos a comer en familia.

Hacerlo puede prevenir el aumento de peso en los miembros del núcleo e inculcar buenos modales en sus hijos entre muchos otros beneficios.

Para los niños es importante, pero como padres, comer en familia puede incluso convertirse en un aliado en la crianza de los pequeños. Nos ayuda a detectar y prevenir posibles desórdenes en la alimentación infantil.

Junto a los beneficios emocionales se aprenden modales y correctos roles de comportamiento

Si el problema son los horarios, hay que intentar fijar el máximo número de comidas familiares aunque sea en fin de semana.

Un 70% de los entrevistados aseguró que esa cita semanal que tienen para comer en familia, dura menos de una hora.

Se fortalecen lazos familiares, se contribuye a que aprendan hábitos de alimentación saludables y además a que desarrollen sus habilidades de comunicación y lenguaje.