Última Hora

Tiempo de trabajo reducido y una pequeña cantidad de partidos son dos de los obstáculos que deberá sortear el próximo entrenador de la Selección Nacional.

Quien llegue al banquillo de La Tricolor tendrá solo tres meses de trabajo y cuatro juegos para alistar el conjunto que enfrentará la eliminatoria.

Los 15 partidos del último año tras el Mundial de Brasil 2014 servían de base para perfilar el equipo que buscará el boleto a Rusia, pero ahora el nuevo técnico tendrá un limitado número de amistosos para plasmar su idea.

Costa Rica tiene programados dos encuentros para setiembre, el 5 frente a Brasil y el 8 ante Uruguay.

Asimismo, el 9 de octubre habrá un amistoso ante Sudáfrica o Ghana y el 13 del mismo mes otro contra Estados Unidos.

En noviembre, los ticos iniciarán la eliminatoria, enfrentando a Haití o Granada el día 13 y a Panamá el 17.

Ya sea nacional o extranjero, el tiempo será el principal enemigo del nuevo seleccionador.