Última Hora

Un grupo de médicos, entre cirujanos plásticos y urólogos, anotó un nuevo hito para la medicina costarricense al reconstruirle el pene a un paciente que había perdido el 60% de esta extremedidad producto de una descarga eléctrica.

Madelein Centeno, cirujana del hospital San Juan de Dios y quien participó en la compleja cirugía de cerca de 18 horas, detalló a Teletica.com el procedimiento realizado la semana pasada en el hospital México mediante la microcirugía, la primera aplicada a esta clase de intervención.

En el 2013 el hombre, cuya identidad no se revela, sufrió una descarga que le amputó ambas piernas y la mayor parte de su miembro. Estuvo internado en la Unidad de Quemados del San Juan de Dios.

El jueves de la semana pasada llegó al gran día para este hombre, de quien tampoco se conoce su sitio de residencia ni edad por solicitud expresa de él, acotó Centeno.

La doctora detalló que la microcirugía se realiza con la ayuda de un microscopio, en virtud de que se trabaja con venas y arterias de medio milímetro, como en el caso del hombre de esta operación, que básicamente se trata de extraer tejido del antebrazo -con venas y arterias incluias-, se forma un pene en su forma externa e interna (uretra) y se le pega.

Para este caso se emplearon hilos que son más delgados que un cabello humano, describió Centeno.

La cirugía comenzó a las 9 a.m. del jueves pasado y terminó pasadas las 2 a.m. y el paciente se recupera satisfactoriamente, acotó Centeno.

"Este es un gran avance para la micrucioriugua nacional, porque se realzan casos compejos y ponemos al país a la altura de países desarrollados", expresó la galena, quien estuvo en la cirugía al lado de los doctores Carlos Centeno, Danilo Garzona y Andrés Rodríguez, quienes estuvieron acompañados por enfermeros y asistentes.

La recuperación del hombre tardará entre seis y ocho meses mientras baja la hinchazón y la cicatrización culmina. Después de ese periodo los urólogos lo valoran para, posteriormente, instalar una prótesis que le permita tener una vida sexual relativamente normal.