Última Hora

Otros deportes

Polémica con atleta Nick Symmonds revive el debate del poder de las marcas sobre el deporte

Symmonds es un atleta estadounidense que quedó marginado de su selección por no querer usar el patrocinador de su equipo

José Fernando Araya Hace 8/11/2015 9:15:00 AM

El eterno debate del poder de las marcas y patrocinios en el deporte, vuelve a tener un nuevo episodio para el Mundial de Atletismo de Pekín 2015.

Y es que el atleta de 800 metros planos, Nick Symmonds, seis veces campeón de los Estados Unidos y medalla de plata en el pasado mundial, no fue incluido en la selección estadounidense por negarse a firmar un contrato que obliga a todos los miembros del equipo a vestir Nike.

Symmonds defiende su derecho a lucir prendas de la firma que lo patrocina, Brooks Running.

"No puedes darle el monopolio a una compañía y esperar que haya un deporte saludable. Nunca cambiará a menos que alguien se pare de frente. Desafortunadamente tendré que ser yo", indicó el atleta en su cuenta de Twitter.

Marca vs deporte

Pero este caso, lejos de ser aislado, solo llega a revivir una vieja polémica entre marcas versus deporte.

Según un reportaje de la cadena británica BBC, son muchos los casos en los que deportistas de renombre se “opusieron” a seguir el sistema.

Uno de los casos más sonados ocurrió durante la Olimpiada de Barcelona 1992, precisamente con el afamado Dream Team.

En aquella cita, el  equipo de baloncesto de los Estados Unidos tuvo problemas con los patrocinios de sus diferentes figuras.

Michael Jordan y la mitad del equipo era patrocinada por Nike, mientras que Magic Johnson por Converse, pero el comité olímpico de Estados Unidos tenía un acuerdo para vestir Reebook.

¿El resultado? Al momento de recoger la histórica medalla de oro, todos los atletas taparon el logo Reebook con banderas de Estados Unidos.

Otro caso se dio durante el Mundial de Fútbol de Alemania 1974. La selección de Holanda, conocida como "La Naranja Mecánica", deslumbró al mundo entero con su nivel de juego y sobre todo por la figura de Johan Cruyff.

No obstante, el histórico jugador del Barcelona se negó a vestir la famosa marca Adidas por su lealtad con Puma, la firma que la patrocinaba. Por la importancia del futbolista dentro del equipo, la federación holandesa le permitió utilizar su uniforme con solo dos de las tres rayas y el futbolista jugó toda la Copa con este uniforme.