Última Hora

El programa matutino de Canal 7, Buen Día, remodeló su casa y, con ella, estrena estudio y cuenta con nueva gráfica.

“Con una mejor imagen se buscó ofrecer una apariencia más agradable a la vista del televidente, tanto la nueva gráfica como la decoración de la casa incluyen nuevas texturas, de tal manera que se pueda aprovechar la tecnología HD que ofrecen las cámaras de Teletica”, mencionó Edgar Silva, director de la revista matutina.

Todos los muebles de la casa también fueron renovados y construidos por los artesanos de Sarchí.

“La casa de Buen Día es una casa real, aquí nada es simulado; por lo general los programas de televisión utilizan un set o decoraciones de cartón, pero en Buen Día todo es real”, agregó Silva.

El cambio además implicó una sustitución total del piso, ya que tenía el original de cuando fue construida la casa en los años 60.

Según indicó Silva, el suelo era una madera que ya estaba deteriorada por el tiempo, y como el cambio iba a ser grande entonces se decidió quitar algunas paredes para generar más espacio y poder distribuirlo mejor.

Lo que antes era sala-comedor ahora es una sala mucho más amplia, la terraza se convirtió en un comedor más casual y se amplió la zona de la cocina.

Se creó una estructura nueva en el techo más alargada y de láminas transparentes, donde se amplió la terraza, diseñada con el objetivo de aprovechar la luz matutina para obtener una iluminación natural ideal para el programa.

“Estamos reforzando la columna vertebral de lo que siempre ha sido el programa, enfocado a la mujer, la administración del hogar, crecer como persona; la esencia de Buen Día es ser un programa de servicio, en esa línea es que va nuestro compromiso”, concluyó Silva.

Este es el primer cambio drástico que se realiza en la infraestructura del programa desde el 2001, anteriormente se habían realizado cambios de colores y mueblería pero nunca se había remodelado la casa, hasta ahora.

El rediseño tuvo una duración estimada de cinco semanas y media de trabajo.

– Historia –

Buen Día tuvo su inicio en el año 1999 y se realizaba en el antiguo estudio de Telenoticias.

Fue en el 2001 cuando Televisora de Costa Rica realizó la compra de la casa que estaba detrás del canal.

La idea original era demoler la vivienda para construir un parqueo, pero la familia Picado quiso preservar el jardín. “Don René me dijo: ‘¿por qué no hacemos aquí Buen Día?’ y se decidió conservar la casa y aprovechar el jardín para realizar ahí el programa”, comentó Silva.

El 15 de setiembre de ese mismo año, Buen Día realizó su primera transmisión en la que hoy es su casa.