Última Hora

La junta directiva del Banco Nacional  aprobó un bono de por casi 11 millones de colones al exgerente exgerente  Fernando Naranjo, una decisión que causa polémica.

Varios  directores objetan el premio porque además hay un cobro de 41 mil millones de colones en impuestos que  se ocultó y que podría poner en riesgo a la institución. 

En medio de la polémica por  los salarios y beneficios que se dan en la función pública, la junta directiva del Banco Nacional en cesión del 13 de julio reciente acordó dar un bono por productividad al exgerente de la institución. 

Ya el salario del exgerente había motivado discusión pues era considerado como el más  alto de  la función publica  equivalente a  poco más de cuatro  millones y medio de colones por semana  o sea más  de  18 millones de colones. Pues  los críticos consideran un salario  desfasado de la realidad de nuestro medio y  ahora con este reconocimiento  de nuevo  se atizan las críticas sobre los  reconocimientos a  la clase  gerencial del Banco Nacional y sus salarios.

Este  bono por productividad  del 2014 se autoriza  cinco meses después de haber renunciado  el exgerente, pero tres  miembros de la junta directiva  se opusieron  al reconocimiento,  dos de ellas son Jennette Ruiz y  Jennifer Morsink  quienes ponen en duda la gestión en el  2014  de Naranjo porque  hay  un reclamo de  impuestos al parecer no pagados  por 41.000 millones de colones,  tema   que se le ocultó a la junta directiva según dijeron,  además de otros 7 mil millones de este año  que están en duda  y esto  pondría  en riesgo las finanzas del banco según sus propios directores.

El asunto  del pago de impuestos está paralizado por una acción judicial pero  el mismo presidente de la junta  dijo en la comisión  del Congreso  de control de gasto público que si obligan al banco a pagar, tendrían   que hacer ajustes en sus programas.

Pero este  asunto  del bono parece que tiene  cola, en un acta queda claro que el tema  surge porque el presidente  Víctor Hugo Carranza  nombrado recientemente por el PAC,  pone  en conocimiento de los demás miembros de la junta una carta  de abril  del exgerente  pidiendo que le paguen el bono de productividad  del 2014,  y de la intervención de algunos  directores se concluye que el pago  del bono  que reclama  era  de dos salarios, o sea  unos 36 millones y eran parte de un acuerdo al que llegaron  para que él  se fuera  del banco antes del  cumplimiento del contrato.    

Es  más,  el director Méndez Zamora indica que su intervención que "esta solicitud que hace don Fernando  Naranjo es   para  que le  cancelen  la bonificación de dos salarios como parte del acuerdo o finiquito al que llegaron en su momento él y miembros  de este órgano colegiado".

Tres miembros fueron  comisionados para hablar con don Fernando Naranjo con el objetivo de llegar  a buen término su relación laboral.

Se llegó a un acuerdo con  don Fernando Naranjo de modo que después de su renuncia se le reconocería  un bono correspondiente al monto de dos salarios por su gestión en el periodo  2014.

Dice el director Briceño Fallas, "en todo momento  se dijo que se le diera lo necesario porque él tenía que salir  y lo que hicimos en ese momento fue buscar una posición inteligente y balanceada". 

La discusión  surge entonces como pago del bono, como parte de un acuerdo para que él se fuera  o así se deja entrever.
 
Pero al final  no se acordó el  pago de dos  salarios  sino  11 millones, porcentaje que también se le pagó  por bonificación  de productividad del  2014 a los otros funcionario del banco .

El presidente de la junta sostiene que   se pagó  el bono de acuerdo a lo normado por productividad  y no como parte de  un compromiso para que él se fuera de la institución antes del plazo.

Sin embargo  en  el acta  se  deja  entrever otro origen  del asunto  que finalmente llegó al  monto en mención.

De acuerdo  a un criterio legal del  mismo banco el pago de esta bonificación  es discrecional de la junta directiva  o sea que  no estaban obligados a hacerlo,  y  al preguntarle  el gerente  si  el no tomó en consideración  los  41.000 millones  de impuestos que son reclamados y  que se ocultó a la junta directiva para tomar una decisión que es  discrecional y no obligatoria respondió.

Consultado Fernando Naranjo sobre el asunto  manifestó que no le han pagado  el   bono  pero acepto que  envió una nota   para  que le pagaran el bono de productividad  del  2014  como los establece  la ley orgánica del banco y un decreto presidencial, dijo no tener tiempo para hablar en cámaras esta semana del  asunto pero vía telefónica  negó  haber ocultado  datos de  41000 millones de colones que son reclamados  en impuestos, y sostuvo que  legalmente  el banco no tiene que pagar  esos  montos, sin embargo ese tema está en discusión, además  agregó que no pidió el bono como acuerdo para   renunciar  aunque  lo  dicho por directores deja dudas al respecto.