Última Hora

Elías Palma jugó este domingo en la que fue su casa por nueve años, el Morera Soto, con una camiseta ya no rojinegra, sino más bien blanca, representando a la escuadra liberiana.

El zaguero, que salió de la Liga tras el Torneo de Verano 2015, no solo tuvo la oportunidad de demostrar su valía. También silenció a la grada que una vez lo apoyó.  

Palma marcó el gol que certificó el 1-1 definitivo. Confesó, entre lágrimas, que su salida del conjunto manudo fue difícil.

“Uno como futbolista está expuesto a que de un día a otro un directivo ya no te quiera”, dijo.

“Hace tres días en mi casa lloré solo porque venía para acá. Es un sentimiento muy grande, todo se dio muy rápido”, añadió.

El futbolista, incluso, no pudo terminar la entrevista con los medios de comunicación, pues la emoción de anotarle al equipo de sus amores lo invadió.