Última Hora

Dos clubes de la tercera división de Inglaterra protagonizaron un curioso momento el sábado anterior. 

En una acción inicialmente de juego limpio, el mediocampsita del Doncaster, Harry Forrester, regresó el balón al portero rival, sin embargo, le pegó más fuerte de lo debido y terminó anotando un gol de larga distancia.

Tras esto llegó el reclamo de los jugadores del Bury, pero en un gesto digno de destacar, los futbolistas del Doncaster acordaron dejarse marcar para volver a estar en las mismas condiciones.