Última Hora

Un programa busca darle terapia a niños con discapacidad y de escasos recursos con la ayuda de perros.

Emanuel tiene tan sólo 11 años, pero desde hace una década lucha contra el cáncer de huesos.

Pero cada vez que está cerca de un perro, se olvida de su enfermedad.

Joselyn tiene autismo, pero gracias a la terapia con perros, en tan sólo cuatro meses ha tenido un gran avance.

Por casos como estos, la Asociación Costarricense de Terapia con Mascotas busca beneficiar a niños de escasos recursos y que además tengan discapacidad.

A partir de este sábado, la escuela Centeno Güel se convertirá todos los fines de semana en la sede de un centro de terapia.

La idea es que cientos de niños con discapacidad logren mejorar sus habilidades de la mano del mejor amigo del hombre.