Última Hora

Un nuevo estudio publicado en el British Medica Journal reveló que ponerle picante y chile a su dieta podría alargarle la vida.

El análisis examinó el impacto del picante en la comida y reveló que quienes lo consumen una o dos veces por semana tiene un riesgo de muerte prematura de un 10% menos que los que no comen picante.

Los datos se basaron en casi medio millón de personas por siete años y concluyó que el picante reduce las posibilidades de morir por enfermedades del corazón, algunos tipos de cáncer y enfermedades respiratorias.

Entre sus beneficios destaca que reduce los niveles de colesterol, ayuda en la circulación de la sangre y es un aliado en contra de la artritis y los dolores de cabeza.

Sin embargo, los expertos recomiendan consumirlo con moderación.