Última Hora

Alzain Tareq, nadadora de Bahrein de 10 años de edad, hizo historia este viernes al convertirse en la atleta más joven que participa en un Mundial de Natación.

La niña eclipsó a los medios de comunicación desde su salida a la alberca de Kazán (Rusia), donde compitió en los 50 metros mariposa.

Tareq completó la distancia con un tiempo de 41.13 y terminó última entre 63 participantes, sin embargo, su resultado ante competidoras que le doblaban la edad no fue lo más importante.

Ni la propia estadounidense Katie Ledecky, tras la consecución de los récords mundiales, logró tanto movimiento de periodistas a su salida de la piscina como Tareq.

“Estaba un poco nerviosa cuando entré en la piscina, pero cuando me tiré al agua ya me sentí bien. Estoy muy feliz, casi consigo mi mejor tiempo. Esto es muy grande”, explico con voz infantil.

A la pequeña se le preguntó de todo en rueda de prensa, desde cuánto mide –creo que 1,44 m– hasta qué quiere ser cuando grande –me gustaría ser piloto–, y sin pestañear respondió todas las consultas.

Luego del hito conseguido este viernes y que le da la vuelta al mundo, Tareq volverá a competir este sábado en los 50 metros libre.