Última Hora

Este año más de 18 mil personas han llamado al 9-1-1 para hacer bromas o inventar emergencias, pero menos del uno por ciento han sido sancionadas.

De las más de dos millones atendidas en lo que llevamos del año, 18 mil 462 han sido bromas, insultos o falsas emergencias.

Sólo 108 personas han sido multadas. En la mayoría de los casos, se trata de menores de edad.

Los meses de vacaciones son los más críticos: en julio, por ejemplo, se recibieron 3.900 llamadas falsas.

La imposibilidad para multar se debe a que quedan excluidas las líneas que no sean del ICE y todos los teléfonos prepago.

La multa por cada llamada alcanza los 105 mil colones, pero es 5% más cara por cada llamada reincidente.