Última Hora

Hoy se conocerá el futuro de las más de 100 familias de finca Chénguena que fueron desalojadas de sus viviendas e instalaron en el puente sobre el río Térraba.

Los representantes de las familias se reunirán con el Gobierno para buscar una solución que satisfaga a ambas partes.

Mientras tanto, este viernes se cumplen ocho días de que los niños desalojados no reciben lecciones, la escuela local fue habilitada para que los desalojados puedan bañarse y comer.

Seidy Espino y Elidieth Díaz son las maestras del centro educativo. Reciben a sus alumnos todos los días, pero no para dar clases, sino para brindarles atención emocional a raíz de la situación que pasan.

Ambas levantan una lista todos los días para así preparar el almuerzo para estas familias que debieron dejar sus casas.

Los niños son los que más sufren esta situación, según sus padres, y también exigen ser escuchados.

Así lo comprobamos mientras conversábamos con una de las tantas voluntarias que llegan a entregar comida, en ese momento apareció Desguer Madrigal para que le diéramos la palabra.

Al igual que su familia y todos los que se mantienen en el puente sobre el río Térraba, el niño espera que hoy exista una respuesta y que esta situación llegue a buen término.