Última Hora

Desde su asesinato en el 2013, y hasta la sentencia establecida en enero pasado, los hechos que dieron con la muerte del ambientalista Jairo Mora siguen sin estar claros.

El 31 de mayo del 2013 y a sus 26 años, murió  asesinado Jairo Mora, quien era conocido como “Foca” en Limón. Sus allegados lo describieron en aquel momento como un héroe para las tortugas.

Para él, la conservación no era algo extraño, ya que creció con ella y desde hacía 11 años, era miembro activo en la protección de las tortugas.

En declaraciones dadas en junio del 2013, conocidos aseguraron que las amenazas de muerte no eran algo nuevo para él, pues su lucha por proteger a las tortugas y su hábitat le ganaron enemigos.

Un nido de tortuga puede contener en promedio 80 huevos que ya puestos en el mercado significaban unos 40 mil colones.

Jairo Mora luchaba contra ese comercio ilegal e involuntariamente interfería con otras actividades delictivas en su lucha en favor de las tortugas.

En junio del 2013 una autopsia reveló que Jairo Mora no murió por un disparo en la cabeza, como se creía.

El 26 de enero pasado, el Tribunal Penal de Limón absolvió a los siete sospechosos de haberlo asesinado, al alegar que hubo errores en la investigación, a pesar de que la Fiscalía había solicitado un conjunto de 302 años de prisión.

Ambientalistas y otros grupos realizaron manifestaciones en contra de los Tribunales de Justicia, por considerar que el crimen de Jairo quedó impune, pero ahora un nuevo juicio promete aclarar los hechos que dieron con su muerte.