Última Hora

Lo comenzaron a trabajar hace dos años, en quinto año del colegio. El proyecto era tan bueno que el año pasado lo retomaron.

Por medio de una banda, buscaron la forma de monitorear tres aspectos fundamentales en un paciente con problemas cardiacos: las pulsaciones, la temperatura, y la respiración.

Para esto utilizaron una banda con censores, todo diseñado y fabricado con accesorios convencionales, como por ejemplo baterías de celulares.

Los censores envían la información vía bluetooth a una aplicación diseñada por ellos en Androide, para teléfonos inteligentes, y también envía una señal a un brazalete si algo no está bien.

El ingenio de estos tres jóvenes costarricenses ahora trasciende las fronteras, y se mostrará este mes en la feria de Intel, en Arizona.