Última Hora

 Si usted como conductor o como peatón, ve a una persona con discapacidad visual caminando a la orilla de la calle, no piense que es irresponsabilidad de la persona, ni que desea incomodar a los demás.

El hecho es que debe hacerlo, por el mal estado en que se encuentran gran parte de las aceras de nuestro país.

Graciela Quesada, quien es ama de casa y no vidente, cuenta que en varias ocasiones ha recibido gritos e insultos por parte de los conductores.