Última Hora

A veces sabemos que tenemos talentos pero no confiamos mucho en ellos, ¿a usted le ha pasado?

Se dice que en medio de las crisis es cuando surgen las oportunidades. Luego del terremoto de Cinchona, en Vara Blanca no había muchas opciones de empleo y fue entonces cuando Laura, desempolvó un oficio que aprendió en la adolescencia, pero al que no le tenía mucha fe en cuanto a que se transformara en negocio.

Fue entonces cuando un grupo de bondadosas personas, llegaron al lugar del desastre y le dieron tanto capacitación como apoyo moral.

Le donaron una máquina de tejer y junto con la que ya tenía, gracias del esfuerzo de su esposo, comenzó lo que sería la forma de mejorar económicamente la vida de su familia.

Pero eso no lo logró sola, sus dos hijas se le unieron y tanto los lazos fraternos como los de la perseverancia, empezaron a dar fruto.

Sus creaciones comprenden todo tipo de prendas tejidas: chales, ponchos, blusas, cuellos, en fin. Muchas son bastante originales y multiusos, por lo que ellas hasta brindan asesoría de como colocárselas.

El que sus hijas también aprendieran a tejer para ayudarla, ha sido de gran beneficio, sobre todo porque una de ellas se dedica a hacer piezas diferentes como la bisutería.

La unión, capacitarse, pero sobre todo, creer en sus propios talentos, fue la forma en la que ellas como familia, lograron superar la adversidad.

A Laura, usted la puede contactar al teléfono: 2482-2331.