Última Hora

Luego de reunirse con la presidenta Laura Chinchilla, en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dio junto a la mandataria una conferencia de prensa en el Centro Nacional de la Cultura (CENAC).

Ahí, y luego de cumplir sus primeras tres horas en suelo costarricense, el mandatario norteamericano expresó su agradecimiento por la “cálida acogida”, al tiempo que reconoció que pese a ser su primera vez en el país, ha podido palpar la calidez y belleza natural de Costa Rica.

Antes de eso, Chinchilla expuso los alcances que tuvo el encuentro bilateral que mantuvieron en la Casa Amarilla. Seis temas fueron abordados en la conversación. “No buscamos que nos regalen cosas, sino que nos den oportunidad de exportar el producto”, dijo Chinchilla.

La mandataria habló con Obama acerca de la intención de pertenecer a la Alianza Transpacífico, así como de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“Costa Rica ha sido líder en libertad prensa y derechos humanos, por lo que no dudo que sea candidato fuerte para obtener una membresía fuerte para la participación en la OCDE”, diría Obama más adelante.

Además, no escapó el tema del TLC entre la región y Estados Unidos, apartado en el cual destacó el hecho de que Costa Rica, dentro del SICA, se ha convertido en el principal socio comercial de los norteamericanos y el que le ha sacado mayo provecho a este instrumento. Eso sí, afirma que abogó por avanzar en iniciativas para la facilitación del comercio.

“Costa Rica no puede avanzar a escenarios de guerra, tiene que mejorar las políticas para evitar la entrada de bandas al país”, dijo en relación con el tema del combate al crimen organizado y el narcotráfico, en el que recalcó la importancia de mantener los niveles de cooperación.

Por último, dijo que tocaron lo relacionado con el fortalecimiento institucional en el país y la importante de la cooperación de Estados Unidos para ello. Asimismo, el tema energético, en el que abogó por el apoyo de los estadounidenses a la exportación de gas licuado, formó parte del encuentro. Además, lo relacionado con el intercambio de experiencias y modelos educativos para mejorar la formación de los costarricenses y le promoción del bilingüismo.

Obama, de elogios a realismo

Obama, en su acera, inició con humor, haciendo eco de su carisma. “Agradezco la dicha de tener a los niños de escuela que cantaron para nosotros, y aunque no cantamos porque no teníamos confianza en nuestras voces –bromeó- apreciamos la alegría que nos dieron”, dijo.

El mandatario elogió la proyección turística del país, “un país sin ingredientes artificiales”, así como la acogida hacia los turistas norteamericanos. “Estoy en Costa Rica porque es un gran socio”, aseguró, al tiempo que elogió la congruencia la defensa de derechos humanos y la libertad de prensa.

“Dondequiera que se encuentre un costarricense hay libertad”, expuso haciendo uso de la difundida frase, para dar paso luego a la evaluación de la cruda realidad de la región, teñida por el narcotráfico y el crimen organizado. Para ello, aseguró, ya han destinado $500 millones para el combate en el istmo.

“Estamos desmantelando pandillas y carteles de narcotráfico, y dando apoyo al sistema judicial como lo dije en México. Promovemos un abordaje integral en el tratamiento y prevención del consumo de drogas.

Pese a sus palabras, y ante una pregunta de la prensa, asintió acerca de la importancia de desnarcotizar las relaciones con Centroamérica, aunque dijo “no nos durmamos”, pues inevitablemente la formación de los jóvenes y la promoción de oportunidades lleva a contrarrestar el crimen organizado.

“Vamos a poder lograr una reforma integral en materia de migración”, dijo cerca del final de su discurso y previo a la etapa de preguntas. Eso, antes de decir, “termino diciendo en mi mejor tico, ¡Pura Vida!”.

Narcotráfico y reforma migratoria

Las preguntas de la prensa estuvieron enfocadas principalmente en la lucha del crimen organizado, la intervención en Siria y la reforma migratoria. El mandatario reconoce el dolor y la dureza con la que trabajan los cárteles del narcotráfico en Centroamérica y Estados Unidos, sin embargo, descarta militarizar esta lucha. “Es un tema compartido y se debe resolver mancomunadamente”, indicó Obama.

En cuanto a la situación en Siria, el presidente estadounidense dijo que en este momento no se plantea una intervención. “Como Comandante en Jefe necesito asegurarme que el estado de preparación en Estados Unidos sea el mejor y pueda proteger nuestro territorio”.

Por último, saltó a la palestra el tema de la reforma migratoria, proyecto de ley que se encuentra en proceso y que fue una de las grandes promesas de su gobierno. El primer plan, es construir una frontera segura, donde se elimine por completo esos agentes maléficos.

“El sistema de inmigración legal debe estar enfocado en atraer las mejores mentes al país, que sean eficaces. Que personas de Costa Rica y el mundo, puedan aportar a Estados Unidos”, manifestó.

“Tenemos 11 millones y pico de inmigrantes que tendrán que someterse a un camino largo que los lleve a la ciudadanía. Desde luego creo que la reforma migratoria es deseable, pero también soy consciente que no todos mis planes voy a lograr”, finalizó.