Última Hora

Marc Anthony no sacaba un disco de música tropical desde el año 2004. Ese estilo, que aún lo identifica, lo había dejado de lado para explorar otros géneros, actividades y colaboraciones que también le ilusionaban.

La semana pasada, presentó la canción “Vivir la vida” y aunque el disco no está terminado, ya tiene una idea muy clara de lo que será y hacia dónde va.

Buen Día habló con el artista puertorriqueño en Miami sobre su nueva producción y aunque no es muy dado a hablar de “su vida”, abrió el espacio para hacerlo y conocer un poco más sobre él.

“No vivo un mundo presionado. Nací para cantar, no soñaba con ser famoso o andar modelando mi figura. Cuando uno alcanza sus metas, te motiva a seguir”, comentó Marc.

Sobre su niñez, el puertorriqueño revela que siempre fue tartamudo y que “se siente más cómodo cantando que hablando”. Su pasión por la música se la despertó su padre, que trabajó también en esta industria.

“Yo vine a cantar por necesidad. Cuando me di cuenta que era famoso, tuve que asimilarlo, sin embargo, en este momento, me siento como si hubiera empezado”, indicó Anthony.

El cantante dice que hay una sola vida y se debe disfrutar, por eso recomienda a la gente “pensar las cosas y no tomar decisiones apresuradas”.

De su carrera como artista, resalta la madurez que ha ganado, pero se arrepiente del tiempo que no ha pasado con sus hijos, por tener que trabajar.

Revela que en algunas veces pagaría el anonimato, andar como cualquiera en las calles y le gustaría haber conversado con George Washington, primer presidente de los Estados Unidos.