Última Hora

Otros homicidios contra dos o más miembros de una misma familia no son nuevos en Costa Rica.  

A continuación, un repaso de algunos de los casos que han estremecido a los costarricenses.

1. Una familia vecina de Boston de Matina, en Limón, desaparecida en setiembre del año anterior. Se trata de Andrea Angulo de 30 años, policía turistica; su esposo, Víctor Julio Blanco de 32 años, expolicía y las dos hijas de ambos.

Nadie los vio salir de su casa pero cuando la policía llegó encontró la vivienda en desorden y con la comida lista. El carro de la familia apareció días despues en heredia.

El caso continúa en investigación.

2. En La Fortuna de San Carlos, en febrero del 2013, asesinaron a un empresario hotelero y a sus dos hijos.

El triple crimen cobró la vida de Geovanny Soto Ruiz, sus hijos Emmanuel de 18 años y Juan Mauricio de 27.

Los encontraron sin vida en distintos lugares de La Fortuna con heridas de bala y arma blanca.

La investigacion señaló que el móvil del triple homicidio habría sido una deuda millonaria que tenía el hotelero.

Por este crimen detuvieron a dos ciudadanos de Nicaragua, a quienes habrían contratado para el asesinato.

3. Otro caso que conmovió al país fue el crimen de Luis Diego Chacón y su esposa Jacqueline Madrigal.  Chacón tenía una carnicería en el mercado central de Heredia.

A la pareja la asesinaron a balazos en su casa en San Josecito de San Isidro en junio del 2011.

El móvil sería el robo. Los delincuentes huyeron con una computadora y dinero en efectivo. Dejaron viva a la hija de ambos, una bebé de apenas cinco meses.

Luego los capturaron y sentenciaron.

4. Otra página triste en la historia de las familias ocurrió en setiembre del 2009 en El Carmen de Goicoechea.

Allí un padre asesinó a sus dos hijos de 3 y 7 años y luego se suicidó. Lo hizo tras recoger a los pequeños en la casa de su suegra.  Se los llevó por un trillo y les disparó.

Antes del crimen, Jorge Loaiza, de 36 años, escribió una carta en la que indicó lo que haría y el motivo habrían sido los celos porque la madre de los niños lo dejó y tenía otra pareja.

5. Terminamos este triste recuento en el barrio Fletcher en Llorente de Tibás.

Hace casi 20 años, en noviembre de 1995, dos hombres entraron a la casa de la familia Vargas y asesinaron al padre, la madre y un hijo de apenas año y medio.

El padre, Carlos Vargas era gerente de una sucursal bancaria. El plan era obligarlo a abrir la bóveda del banco y luego matar a toda la familia.

Los otros dos hijos de la pareja sobrevivieron y avisaron a los vecinos. Los homicidas creyeron que los mataron, y gracias a los pequeños los capturaron.

Por este triple crimen condenaron a Alexánder Vargas a 173 años y a Olman Salas a 155 años de cárcél.