Última Hora

Un prisionero del Estado Islámico (EI), de nombre Ziad Abu Tarek Abdel'al, fue obligado a cavar su propia tumba minutos antes de ser ejecutado por los yihadistas, de acuerdo con medios de prensa internacionales. El hombre era acusado por EI de ser un espía sirio.

El video fue subido a varios sitios de Internet, al tiempo que recibía numerosas muestras de desaprobación. 

En el video se aprecian las aparentes agresiones que sufrió la víctima antes de ser ejecutada, tales como cortes y moretones marcados en su rostro y parte superior del cuerpo.

El sujeto, vestido con una especie de quimono naranja ─vestimenta utilizada por EI para identificar a sus prisioneros─ cava su propia tumba.

Los yihadistas lo obligaron a “admitir” sus malas acciones: “Maté a Abu Hassan y el Estado Islámico vino y me capturó”, según dijo el hombre en el video. 

La semana pasada, según indica Daily Mail, el Estado Islámico difundió imágenes mostrando cuerpos decapitados esparcidos por las calles llenas de sangre en la ciudad siria de Palmira, cerca de Al-Qaryatayn, tras la toma de la histórica ciudad.