Última Hora

Véalo a los ojos, para decirle que le quiere y para transmitirle la seguridad que necesita, pero vea más allá, y note pequeñas señas que pueden traer grandes problemas.

Los niños entre los 0 y 2 años pueden presentar glaucoma congénito; un signo frecuente es el crecimiento asimétrico y anormal del ojo, en especial, si el niño presenta lagrimeo. Es frecuente que el bebé estornude con la luz.

Si después de los tres años de edad, su niño suele tener la cabecita de lado, atención puede ser señal de estrabismo.

Después de los cinco años es recomendable realizar un examen con el oftalmólogo. Lo importante es determinar si necesita el uso de anteojos y evitar que una enfermedad en la vista afecte su proceso de aprendizaje.