Última Hora

Un jugador de rugby de Kenia alcanzó una fantástica marca durante un partido y decidió celebrar a su modo, lo malo es que el festejo costó 90.000 dólares.

Después de concretar su anotación, Collins Injera sacó un marcador de una de sus medias, tomó la pelota con la que logró su hazaña y la firmó con absoluta tranquilidad.

Pero no quedó conforme con eso. Se dirigió a la cámara de televisión más cercana y decidió firmar la lente.

El problema fue que la lente no estaba preparada para recibir el autógrafo de Injera y su reemplazo tiene un tiene un valor aproximado de 90.000 dólares.

Lo que muchos se preguntan ahora es si la televisora le habrá mandado al jugador la factura del arreglo.