Última Hora

El fenómeno meteorológico del Niño afecta al país desde el año anterior y tendrá su efecto sobre el territorio nacional durante todo el 2015.

El calentamiento de las aguas del Pacífico genera un desequilibrio en las lluvias, algo que señala el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Por eso, en los primeros cinco meses del año, por ejemplo, en el Caribe llovió más de lo normal, mientras que en el Pacífico la sequía se consolidó.

De enero a mayo llovió de más en la zona norte, con un 90 por ciento; un 60 por ciento en el Caribe norte, y un 45 por ciento en el Caribe sur.

Caso contrario en el Pacífico norte, donde se registró un 85 por ciento menos de lluvia; un 45 por ciento menos en el Pacífico central; un 25 por ciento en Pacífico sur; y un 65 por ciento menos en el Valle Central.

Desde mayo se espera el ingreso de la época de lluvia al país, pero en periodos secos como las canículas, entre junio y agosto, el panorama es poco alentador.

Julio se mostrará como un mes donde las diferencias serán más evidentes.

Durante este mes se espera que en la zona norte llueva un 60 por ciento más, en el Caribe norte un 80 por ciento más y un 60 por ciento más en el Caribe sur.

La lluvia se reducirá hasta en un 80 por ciento en el Pacífico norte, un 40% en el central, 30% en el sur y un 60 por ciento en el Valle Central.

Además, con la presencia del fenómeno del Niño, los expertos pronostican que la temporada de huracanes tendrá de cinco a siete fenómenos de este tipo.