Última Hora

En la acusación de la corte del distrito este de Nueva York, de 350 puntos se señala en casi la mitad de la misma la supuesta participación del presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li.

En el punto 202 de la acusación se indica:

"En el año 2009, el co conspirador 4 (a quien no se identifica en la acusación pero se trata de una de las personas que se declaró culpable) comenzó a negociar con Eduardo Li, presidente de la Fedefutbol, para renovar los derechos comerciales exclusivos internacionales para los juegos clasificatorios en casa como adelanto para la Copa Mundial del 2018.

Cerca del 4 de setiembre de 2009, Traffic USA y la Fedefutbol entraron en un contrato valorado en 2,5 y 3 millones de dólares.

El contrato fue firmado por Li y el co conspirador 4.

Durante las negociaciones, Li le pidió al co conspirador 4, un soborno de seis cifras, a cambio de su acuerdo de reconocer el contrato de Traffic USA.

Después de tener el visto bueno de Traffic, el co conspirador 4 acordó hacer el pago y así lo hizo"

En el punto 203 de la acusación se indica sobre Li:

Después de que el co conspirador 4 dejó su posición en Traffic USA para convertirse en secretario de la Concacaf en 2012, el acusado, Eduardo Li, continuó buscando pagos de sobornos, en conexión con la venta de futuros derechos clasificatorios de la Fedefutbol.

En la acusación también se establece un pago de 27.500 dólares a una cuenta de la Federación Costarricense de Fútbol en el Banco Lafise de San José Costa Rica.

Dice el texto de la acusación:

"Transferencia bancaria de $ 27.500 de la cuenta del Tráfico EE.UU. En Citibank en Miami, Florida, a una cuenta de corresponsalía de Wells Fargo en Nueva York, para el crédito a una cuenta a nombre de la Federación Costarricense de Fútbol en banco Lafise Costa Rica"

Según la acusación, Li y los otros 13 acusados, siete de los cuales ya están detenidos, conspiraron para cometer fraude electrónico y hacer transferencias de dinero dentro y fuera de los Estados Unidos a sabiendas de que se trataba de dinero ilícito.

Esto relacionado con derechos de exclusividad y designación de sedes para torneos oficiales.

El fraude, según la acusación, asciende a los 150 millones de dólares.

Lo ocurrido hoy en Suiza tiene sus repercusiones en Costa Rica.

El Ministerio Público ordenó abrir una investigación por el delito de legitimación de capitales y ya un grupo de investigadores y auditores de la sección de lavado de dinero del OIJ realizan un análisis financiero.

Esto por cuanto no se descarta la posibilidad del ingreso al país de fondos relacionados con la actividad ilícita que investigan en Estados Unidos.