Última Hora

A primera hora de la mañana de este miércoles, a petición de las autoridades estadounidenses, fueron arrestados en Suiza, siete altos funcionarios de la FIFA, entre ellos Eduardo Li, acusados de participar directamente en una trama de corrupción que duró 24 años.

La detención de los dirigentes se da justo en las horas previas a la inauguración del congreso anual de la FIFA.

Los implicados estaban hospedados en un lujoso hotel con vistas a los Alpes y al lago de Zúrich donde los dirigentes se reunían para su encuentro anual.

En total se presentaron 47 cargos contra los acusados, que incluyen sobornos, chantajes, fraude y conspiración para el blanqueo de dinero.

Los detenidos son: Rafael Esquivel (presidente de la Federación Venezolana de Fútbol), José María Marín (miembro del Comité de Clubes de la FIFA y expresidente y de la Confederación Brasileña de Fútbol), Eduardo Li (presidente de la Federación Costarricense de Fútbol e iba a unirse al Comité Ejecutivo de la FIFA este viernes) y Eugenio Figueredo (es miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y expresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol).

Nicolás Leoz (uruguayo, expresidente de la Conmebol), Jack Warner, quien se entregó en Trinidad y Tobago (fue presidente de la Federación de Fútbol de Trinidad y Tobago), Jefrey Webb (vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf) y Julio Rocha (expresidente de la Federación Nicaragüense de Fútbol y actualmente oficial de desarrollo del fútbol de la FIFA.)

El fraude asciende a 150 millones de dólares, bajo la forma de sobornos para la obtención de contratos vinculados a los derechos internacionales de los torneos y promoción en general del deporte.

La investigación por parte de las autoridades estadounidense se desarrolló durante 12 años.

El Ministerio de Justicia suizo informó que seis de los siete dirigentes del fútbol arrestados se oponen a ser extraditados a Estados Unidos.