Última Hora

En vacaciones no importa madrugar con tal de llegar a la playa cuanto antes, pero hay quienes tienen la playa cerca y más bien madrugan para ir a San José, y no precisamente por puro gusto.

Aleida Palacios es una de ellas. Este martes tomó bus en Liberia a las 3 de la mañana para venir a recoger unos documentos al hospital México.

De paso aprovechó para preguntar una vez más cuándo la operarán y le quitarán su dolor.

“Tengo una piedra del tamaño del riñón, en el riñón izquierdo. Eso da demasiado dolor, a veces calentura, a veces simple y sencillamente no me quiero levantar de la cama”, explicó.

Aleida fue remitida del hospital Enrique Baltodano al México, pues el procedimiento que requiere no se practica en el centro médico guanacasteco.

Lleva más de un año esperando y la Sala Constitucional ya le dio la razón. En noviembre les dieron un mes de tiempo a las autoridades del México para ubicar a la paciente en algún hospital y practicarle la operación.

Ya estamos a finales de mayo y todo sigue igual, bueno, no todo… el dolor sí aumenta. “Mi salud se va deteriorando y yo soy el pilar de mi casa, eso me preocupa mucho”, agregó Aleida.

El doctor Avelino Hernández, director de urología del centro médico, explicó que hay muchos pacientes en lista de espera debido a que no tenían la máquina para hacer las operaciones.

Según dijo, el equipo llegó hace 15 días y prometió tomar cartas en el asunto inmediatamente.

“Asumo, siendo justo con los que han esperado, no va a ser más de un mes”, adelantó el médico.


En el 2013 fuimos a conocer los restos del puente que alguna vez unió Caldera y Mata de Palo.

La estructura de 260 metros fue clausurada por razones evidentes y quienes desean pasar de un lado a otro deben dar una vuelta de 5 kilómetros.

Por eso muchos se arriesgaban a seguir usando el puente y esto trajo lamentables consecuencias: una persona murió.

El terremoto de Nicoya terminó de hundir la estructura. Y con ello las aulas de la escuela comenzaron a verse más vacías, al igual que los bolsillos de los comerciantes.

En ese entonces, el alcalde de Esparza Asdrúbal Calvo aseguró que estaban presupuestando la obra y que buscarían los recursos.

No somos expertos en ingeniería, pero nos parece que dos años haciendo un presupuesto es mucho tiempo.

Y lo decimos porque visitamos la zona y no han hecho absolutamente nada. Por eso Rocky ladró de nuevo en la Municipalidad y esto fue lo que contestó el alcalde:

“Estamos a la espera de que el MOPT termine los planos, pareciera que en julio ya estarían para poder determinar cuál es el costo de la obra.

Ok, lo dijimos de forma irónica, pero resulta que en serio no han presupuestado la obra y ahora el MOPT también está involucrado en el asunto.

Lo curioso es que consultamos al Conavi, y a través de un correo electrónico explicaron que se trata de un puente cantonal,es decir, no es competencia de ellos.

Mencionan que si la Municipalidad desea colaboración podría coordinar con Obras Públicas, pero se supone que ya el alcalde había pedido ayuda… ¿entonces?

Entre tanto estira y encoje no es de extrañar que los vecinos de estas comunidades se sientan olvidados.