Última Hora

Las 10 aspirantes a la corona de Miss Costa Rica compartieron con Teletica.com algunas de sus anécdotas de su infancia.

Ashley Heinschink de 25 años aseguró que siempre fue muy coqueta: “Lo mejor que recuerdo de mi niñez fue siempre disfrutar los paseaos con mi padres y hermana a las playas. Siempre fui una niña muy coqueta, serena, curiosa y aventurera amante de la naturaleza y animales”.

Nicole Carboni contó que desde pequeña ha sido muy deportista y amante de los dulces: “Yo era una niña muy tranquila, feliz y con muchos sueños a futuro. Me gustaba mucho preparar comida, jugar con mis mascotas y comer dulces. Mi mejor etapa de pequeña fue a mis 6 años de edad en competencias deportivas cuando empecé a ganar medallas de oro para Costa Rica”.

A Kimberly Richardson solo le gustaba jugar con agua: “La mejor etapa de mi infancia era cuando jugaba con mis hermanos gracias a Dios somos 6 y disfrutábamos mucho juntos. Entre nosotros nos guardábamos las travesuras que hacíamos y nos encantaba jugar con bombas de agua o con la manguera”.

Ivonne Cerdas era de esas niñas que vestía como su madre: “Solía ponerme el maquillaje de mi madre, su ropa y sus zapatos, jugaba que yo era una de esas mujeres que salían en los concursos de belleza, yo le decía a mi hermana mayor que me tomara fotos en donde posaba, también jugaba de que era modelo y hacía pasarelas. Siempre fui una niña muy dinámica y extrovertida”.

A la más joven de todas, Marcela Ureña, le encantaba golosear: “Me encantaba comer dulces, además macarrones, mi mamá siempre me dice que recuerda el hecho de verme embarrada de queso y salsa de tomate desde mi cabeza hasta los pies, ese era el mayor desastre que podía cometer en casa”.

Cindy Esquivel era muy juguetona y siempre quería ser como su madre: “Crecí junto a mi madre, quien era esa mujer que yo soñaba ser cuando fuera grande. El mejor momento fue recibir cada abrazo que ella sabía darme para decirme que todo estaba bien, o para darme aliento. Ese fue el mejor momento, mirarla, ponerme sus tacones, utilizar su ropa, y querer ser como ella. Ella fue mi espejo”.

Stephanie Rostrán se sintió como la niña más cuidada: “Me puedo describir como una niña a la cual le gustaba más los juegos de diversión que las barbies. Me gustaba compartir, era traviesa y aventurera, todo lo que teníamos se podía convertir en una aventura. Era muy coqueta siempre me gustó maquillarme y me regañaban por eso”.

Angélica Solano era la más hiperactiva de todas ya que solo le gustaba jugar en la finca de sus abuelos: “Era una niña sumamente hiperactiva y traviesa. Soy hija única y me encantaba jugar con mis primos en la finca, que mi abuelo me montara a caballo. La mejor etapa de mi niñez fue cuando entré al kínder por primera vez, no dormí en toda noche, a cada rato le preguntaba a mi mamá que si ya era hora de alistarme”.

Brenda Castro expresa que disfrutó su infancia siempre jugando: “Disfruté mi infancia al máximo de principio a fin, tengo muchos hermanos y unos padres bastante unidos que me ayudaron a complementarla a la perfección. Recuerdo que me gustaba llegar del kinder y ver caricaturas sin cambiarme el uniforme”.

Stephanie Sánchez asegura ser de pequeña toda una Miss: “Era bastante tímida y muy introvertida, sin embargo disfruté mucho mi infancia, pasaba mucho en la playa y siempre jugaba con mis primas de pasarelas o certamen de belleza, donde nos cambiábamos de ropa y salíamos desfilando y hasta nos hacíamos preguntas para al final decir quién era la ganadora”.

Esta semana las jóvenes tendrán una agenda bastante apretada, ya que deberán asistir al curso de maquillaje y peinado y, adicionalmente, tendrán su primer reto, del cual les hablaremos más adelante.

Recuerde que ingresando a Teletica.com se mantendrá informado de todo lo que hagan estas hermosas mujeres así como en el sitio oficial del certamen y en las cuentas en redes sociales de Miss Costa Rica, Telenoticias y 7 Estrellas.