Última Hora

La mandataria de la República inició minutos antes de las 7:00 p. m. su tercer informe de rendición de cuentas ante los diputados, ministros, magistrados y cuerpo diplomático.

A manera de introducción habló de la “disposición al diálogo con respeto para buscar lo mejor para Costa Rica”.

Habló también de “no ceder ante presiones irresponsables, pero sí a corregir rumbos cuando sea necesario”.

Posteriormente procedió con el informe dividido en cuatro ejes:

Seguridad Económica y Competitividad:

La mandataria ha expresado que la economía costarricense creció en un 5% durante el 2012, en comparación con el año tras anterior.

La presidenta de la República destacó uno de los puntos fuertes de la economía nacional como son las exportaciones. En 2011 se superó el monto de $15 mil millones, mientras que para el 2012 esa cifra creció en un 15%.

En inversión extranjera la meta propuesta para el 2012 era de $2 mil millones, cifra que se superó en $200 millones, con el aporte del sector de alta tecnología.

El sector agropecuario creció en un 3.5% durante el último año, mientras que la industria turística lo hizo en un 7%.

En materia de infraestructura vial, Chinchilla reconoció que el gobierno por muchos años dejó de invertir, dejó de planificar y dejó de construir.

“El país y el gobierno aguardan con impaciencia el pleno esclarecimiento de los hechos por parte de la Fiscalía General”, refiriéndose a los actos de corrupción en la trocha fronteriza.

Destacó los avances en transporte ferroviario e indicó que tiene “la clara determinación de dejar listo el financiamiento y proceso de contratación del tren interurbano que cubrirá un amplio anillo del Gran Área Metropolitana”.

Seguridad social y bienestar:

En este aspecto ha señalado que hubo una disminución en la tasa del desempleo y que entre “el primer trimestre del año 2011 y el segundo trimestre del año 2012, se crearon más de 170,000 fuentes de trabajo”.

La mandataria reconoció que si bien es cierto por primera vez en cinco años, la pobreza dejó de aumentar, aún queda mucho trabajo por hacer.

Puntualizó que en temas de vivienda ha otorgado más de 28 mil bonos durante su gobierno, e indicó como puntos altos los beneficios de la Red Nacional de Cuido, que brinda atención a 29 mil niños.

Se destinó cerca del 7% del PIB en educación, e insistió en los resultados de las becas Avancemos, que se otorgan a 380 mil estudiantes.

En el aspecto cultural, recalcó la importancia de “conseguir la admisión por parte de la UNESCO de la Candidatura como Patrimonio de la Humanidad de las “Esferas y Sitios Arqueológicos en la Zona Sur de Costa Rica”.

Seguridad ciudadana y paz social:

La presidente ha explicado este 1 de mayo que los delitos bajaron en 17% entre 2011 y 2012. El número de femicidios pasó de 40 en el año 2011 a 18 en el año 2012.

En la actualidad existen en el país 14 mil policías, pero esto está relacionado directamente con el problema carcelario, que en las últimas semanas ha sido tema de interés ante la sobrepoblación en la mayoría de centros penales.

Chinchilla indica que cuentan con un financiamiento de $110 millones para construir 2,700 espacios carcelarios, e indicó que en 2012 se desmantelaron casi 350 organizaciones criminales.

Seguridad Ambiental y Desarrollo Sostenible:

En este apartado, ha manifestado la importancia de contar con el sistema oficial de reconocimientos ambientales, con el cual ya se dio la certificación C-neutral a las primeras empresas del país. Y también el impulso de una política energética reconocida a nivel global.

En temas de política internacional, dijo que Costa Rica ha asumido el liderazgo “para fortalecer el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, el reconocimiento en temas como libertad de expresión y el logro de la aprobación del Tratado sobre Comercio de Armas.

Balance:

Chinchilla ha manifestado que pese a que su administración está “punteada por triunfos importantes, también hay tareas pendientes y desafíos que aún no podemos superar”.

Por ejemplo, el alto porcentaje de desempleo, pobreza y la no disminución de la brecha social. Asimismo el déficit fiscal.

Criticó las constantes protestas que ha vivido durante su gobierno. “Se ha deteriorado la capacidad de dialogar civilizadamente y la paz social se ve amenazada con la protesta callejera”.

El grave problema de la corrupción fue reconocido por la presidenta como una evidente falla en nuestras instituciones y algunos proyectos.

Atribuyó tres principales dificultades al “por qué las percepciones de algunos son mucho más negativas que las realidades de todos”.

Una institucionalidad democrática que no responde, “con la oportunidad y calidad que demandan los ciudadanos”, debido a limitadas capacidades gerenciales que propician el entrabamiento en instituciones públicas.

Además comunicó que hay un deterioro en la capacidad de diálogo y polarización del debate público, porque prevalece la defensa de intereses particulares que dificultan la negociación.

Y el tercer aspecto son los actos de corrupción, los cuales generan cada vez más desconfianza hacia la política y hacia quienes toman decisiones.

Por último recordó que impulsará las propuestas acogidas por el gobierno tras las recomendaciones de los notables, con el objetivo de mejorar la institucionalidad democrática y la gobernabilidad.

“Emprendamos juntos esa gran tarea, sin ceder un ápice en la sana crítica, pero sin cejar ni un instante en la tarea común”, concluyó.