Última Hora

El estadio Eladio Rosabal Cordero, en el corazón de Heredia, es el epicentro de la fiesta del fútbol nacional.

Decenas de aficionados -en su abrumadora mayoría rojiamarillos- acuden al reducto florense para vivir la final del campeonato de verano entre Alajuelense y Herediano, que está prevista para las 8 p.m.

Aquí no hay edad que valga: desde niños hasta adultos... todos llegan con el mejor de los ánimos, a la espera de que esta fiesta dibuje sonrisas para el equipo de sus amores, ya sea para el Team o, en el caso de los erizos, para los dirigidos por el Macho Ramírez.