Última Hora

Los vecinos de Puriscal aseguran que están en peligro por la falta de un puente que tienen 35 años esperando.

La quebrada La Botella es el motivo de dolor de cabeza para todos los vecinos de la zona, pues cada vez que llueve es un desastre.

El agua se desborda, llega hasta la calle, provoca deslizamientos e impide el paso de conductores y peatones.

Los vecinos de la localidad de Desamparaditos llevan 35 años quejándose de la situación.

La estación lluviosa de este año apenas está comenzando y ya el paso de vehículos pesados y buses de complica. Sólo el año anterior el pasó quedó inhabilitado por una semana, dejando dos comunidades incomunicadas.

La Defensoría de los Habitantes se une a la lucha de estos vecinos y exigen que la construcción del puente se dé lo antes posible.