Última Hora

Internacional

Ecuador admite que ‘no es posible garantizar’ seguridad de fieles en misa papal

El papa prevé celebrar una misa en el Santuario del Señor de la Divina Misericordia, 24 km al oeste de Guayaquil, ante 1,5 millones de personas, según estimaciones de la iglesia Católica ecuatoriana.

AFP Agencia Hace 5/22/2015 5:51:00 PM

Quito, Ecuador | AFP | El gobierno de Ecuador admitió el viernes que "no es posible garantizar" la seguridad para 1,2 millones de fieles que prevé asistan a la misa campal que ofrecerá el papa Francisco el 6 de julio en una explanada en Guayaquil.

"El análisis concluye que no es posible garantizar físicamente la seguridad para 1,2 millones de asistentes a esta misa planificada", dijo a la prensa la secretaria (ministra) de Gestión de Riesgos, María del Pilar Cornejo, en Guayaquil (suroeste).

Por pedido del presidente Rafael Correa, ese organismo, la fuerza pública y otras entidades elaboraron un informe sobre el área de 40 hectáreas, contigua a un santuario, donde el papa Francisco ofrecerá el acto litúrgico.

Antes de que fuera divulgado el documento, el gobernador de la provincia de Guayas (capital Guayaquil), Rolando Panchana - quien funge como representante del presidente - planteó el miércoles un cambio de lugar, lo que precipitó su renuncia tras ser desautorizado por el gobierno. 

Apoyada en el estudio técnico, Cornejo señaló que el terreno es irregular y representa un riesgo de avalancha humana, por lo que las autoridades propondrán un máximo de asistentes para la misa campal.

Se fijará un aforo ante la "irregularidad del terreno, que presenta un peligro potencial de avalancha humana (...) así como una sola vía de acceso, que es también la única vía de evacuación", agregó.

"Vamos a trabajar para determinar cuál es el aforo idóneo para garantizar la seguridad física de los asistentes", añadió la funcionaria.

Cornejo agregó que el informe será presentado al Vaticano.

El papa prevé celebrar una misa en el Santuario del Señor de la Divina Misericordia, 24 km al oeste de Guayaquil, ante 1,5 millones de personas, según estimaciones de la iglesia Católica ecuatoriana.

El jueves el arzobispo de Quito, Fausto Trávez, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, dijo que el sumo pontífice eligió ir a ese santuario, descartando de momento un cambio de planes.

Tras sobrevolar la zona el martes, Correa expresó que "hay desniveles (en el terreno) de hasta 14 metros" y aludió "dificultades de acceso".