Última Hora

Dormir es una de las actividades más placenteras. Tanto así, que a veces se antoja en los momentos menos indicados.

Pero cuando se trata de compartir la cama, puede que se convierta en una verdadera pesadilla. Un estudio reveló que las parejas que duermen juntas sufren 50% más de trastornos de sueño.

Erik Garita es especialista en medicina familiar y asegura que cuando el compañero está inquieto puede alterar el buen dormir del otro, asimismo cuando uno de los dos padece el síndrome del pie inquieto.

Dormir mal está relacionado directamente con la depresión, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y accidentes de tránsito.

Por eso, no está de más analizar la opción de no compartir cama. Y es que Garita afirma que los problemas al dormir incluso han acabado con matrimonios.

Lo importante es dormir tranquilo, aunque como dicen popularmente a veces es mejor solo que mal acompañado.