Última Hora

El brasileño Romario Dos Santos, de 25 años, estuvo cerca de perder sus brazos después de que su obsesión por parecerse al increíble Hulk le llevara a inyectarse durante tres años una peligrosa mezcla de aceite y alcohol en los bíceps.

Sin embargo, esto no sucede sólo en Brasil, sino también en muchas partes del mundo.

Actualmente muchas personas se inyectan de todo para cambiar sus músculos, o para hacerse más voluptuosos. Ante esto, el médico Óscar Badilla conversó con nosotros sobre los daños que esto le puede causar al cuerpo.

Si desea contactar al experto puede llamarlo al número de teléfono 2522-1000.