Última Hora

Hay gente que "se mata en el gimnasio" y aun así no ve resultados. Pero talvez el error puede estar en lo que se come.

¿Usted se ha preguntado qué es más fácil: si quemar calorías, o mejor no consumirlas?

Aunque algunos creen que matarse en el gimnasio es la solución, no necesariamente será así,  si se descuida lo que se comemos.

Por ejemplo:

Una dona azucarada, hecha de harina blanca refinada, puede aportarle hasta 300 calorías.

Dependiendo de su metabolismo y frecuencia con la que se ejercite, usted podría tardar hasta 2 horas en quemar esa cantidad de calorías.

Eso hace que lleguemos a la conclusión de que es más sencillo no consumir ese tipo de  alimentos, que tener que esforzarse después en bajar las calorías y la grasa que nos aportan.

La grasa no se elimina sólo con ejercicio cardiovascular, también se reduce con pesas.

Si usted es de los que cree que moverse es suficiente, piense antes de consumir cualquier alimento, pues podría ser más fácil evitar la tentación, antes de tener que sudarlo.

Observe el video adjunto para más información, también puede llamar al número: 2228-2600 y 2225-4700