Última Hora

Esto no es una cárcel, es un centro educativo en Pavas. Y estos son los “espacios de recreo” que tienen miles de niños en esta y otras localidades que son golpeadas por la criminalidad y estigmatizadas por la sociedad.

La ola de hechos violentos que se ven con frecuencia en algunos barrios capitalinos pueden ser enfrentados de manera temporal con la presencia de la policía, pero no tendrá una salida definitiva hasta que se solucione el abandono estatal que se ve reflejado en sus escuelas, parques o calles.