Última Hora

Al menos 48 muertos y 37 heridos dejó este lunes un deslizamiento de tierra tras fuertes lluvias en el municipio de Salgar, noroeste de Colombia, donde autoridades y socorristas realizaban labores de búsqueda y rescate de desaparecidos y auxilio a los damnificados.

"48 personas perdieron la vida tras la avalancha de la quebrada La Liboriana", dijo en su último balance la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), al frente de la situación. 

El deslave de piedras, troncos y lodo, ocurrido hacia las tres de la madrugada, se produjo tras intensas precipitaciones en las últimas horas, que provocaron una creciente en quebradas en la parte alta del municipio, de topografía montañosa.

Las autoridades, que en su reporte inicial daban cuenta de 30 familias afectadas y 31 viviendas dañadas, temen que el número de muertos aumente, ya que la zona, declarada de calamidad pública, se encuentra anegada y cubierta de barro y escombros. 

"Nadie les va a devolver a los muertos, eso es algo que lamentamos profundamente, acompañamos a las familias. Pero tenemos que salir de ese desastre y mirar para adelante con valor y fortaleza", dijo el presidente Juan Manuel Santos en declaraciones desde Salgar, donde se reunió con autoridades locales luego de sobrevolar la zona. 

 

El mandatario anunció el pago de una indemnización de 16 millones de pesos (unos 7.000 dólares) a cada familia damnificada y prometió obras de mitigación de riesgo para evitar catástrofes así en el futuro.

"Hay varios niños que se quedaron sin sus padres, que se quedaron solos. El ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) ya llegó para ayudar a esos niños", señaló.

Salgar, un municipio de unos 400 km2 surcado por múltiples cursos de agua, está ubicado a unos 100 km al suroeste de Medellín. La población total del municipio asciende a unas 17.600 personas, según los últimos datos oficiales disponibles.

La zona afectada, donde se veían vecinos retirando a paladas barro del interior de sus casas y recuperando los pocos enseres que quedaban a salvo, así como volquetas removiendo restos del alud, se encuentra sin servicio de agua potable, electricidad ni gas tras la emergencia.

Según la UNGRD, 166 socorristas se encuentran trabajando en la zona.  

Al lugar fueron enviados rescatistas, perros especializados, kits de ayuda humanitaria y agua potable, informó a la AFP Ana Carolina Gutiérrez, portavoz de la Cruz Roja, que abrió una recolecta de alimentación y cobijas en Medellín.

- Poblado arrasado - 

Según las autoridades locales, el deslave sorprendió a los vecinos durmiendo y arrasó con el poblado, especialmente hacia las afueras del casco urbano.

"Arrastró abajo todo lo que quiso", dijo a RCN La Radio la alcaldesa del municipio de Salgar, Olga Osorio.

El poblado de La Margarita, atravesado por la quebrada La Liboriana, prácticamente "quedó borrado del mapa", añadió.

La Margarita, uno de los cuatro poblados de Salgar, quedó aislado tras los graves daños sufridos en la ruta de acceso y en un puente debido al desborde de las aguas, reportaron medios locales.

El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), actual senador y líder político con fuerte popularidad en el país, viajó a Salgar.

"Encontré una señora con un niño de tres días, es su nietecito. Y los papás están perdidos (...). Es muy doloroso lo que hemos visto", dijo a RCN el exmandatario, que nació en Medellín pero se crió en una finca en esa región. 

Mensajes de apoyo y solidaridad se sucedían en Twitter, donde la etiqueta #FuerzaSalgar se convirtió en tendencia en Colombia.

Los deslaves y aludes por fuertes lluvias son usuales en Colombia, vulnerable por su ubicación y geografía a numerosos desastres naturales. 

En 2010-2011, el país sufrió una ola invernal acentuada por el fenómeno de La Niña, que provocó inundaciones, avalanchas y masivas remociones. Según cifras oficiales, la catástrofe, que afectó el norte y parte del centro y sur del país, dejó 1.374 muertos, 2.350.024 damnificados, 109.760 viviendas destruidas y 458.022 viviendas averiadas.