Última Hora

Keylor Navas no tuvo su mejor domingo. El Real Madrid goleó 1-4 al Espanyol, sin embargo, la anotación del conjunto catalán llegó tras un grave error del guardameta costarricense.

Mientras esto sucedía, su compañero Fabio Coentrão, quien estaba junto con Iker Casillas en la banca, se burló del fallo del tico, y se llevó las manos a su rostro en lamento por el gol que significó, en ese momento, el empate en el marcador. 

Casillas, sin embargo, ni se inmutó.

Estas imágenes fueron captadas por el programa deportivo español El Chiringuito de Jugones.