Última Hora

Las gatas por lo general son muy precoces dependiendo de su raza. Según el veterinario Dr. Robert, su primer celo se presenta a los seis meses.

A diferencia de las perras, la gata no sangra cuando se encuentra en este proceso, únicamente cambia su comportamiento y podemos notarlo si deslizamos el dedo por su espalda y ella levanta la cola.

Los cambios físicos son difíciles de notar en el primer mes, ya que hasta días después inicia el crecimiento de abdomen y sus glándulas mamarias.

Las gatas tienen un periodo de 60 a 63 de gestación. Es importante prepararle la paridera, principalmente evitar zonas frías.