Última Hora

Con la entrada de la época lluviosa, expertos recomiendan una vigilancia adicional con el volcán Turrialba.

La temporada de lluvia ingresa poco a poco y en las últimas semanas observar al Turrialba se dificulta por el clima.

Señales como esa hacen prever que al coloso ahora hay que vigilarlo de forma diferente.

Hace un año las cuencas vecinas al volcán no tenían la cantidad de ceniza de hoy día.

Uno de los puntos donde es más evidente el efecto de la ceniza en las cuencas es la quebrada paredes.

Ese sector fue visitado por vulcanólogos de la Red Sismológica la esta semana y lo visto ya fue comunicado a la Comisión Nacional de Emergencia.

El Turrialba lejos de tranquilizarse mantiene su actividad sísmica y eruptiva, aunque esta segunda no tan intensa como en octubre o marzo.

La Comisión Nacional de Emergencia mantiene alerta amarilla para cantones vecinos del Turrialba.